Europa renueva el futuro del agua: nuevas reglas para el tratamiento de las aguas residuales urbanas

La nueva legislación, aprobada por el Parlamento Europeo, incluye medidas rigurosas para la eliminación de microcontaminantes y promueve el uso sostenible del agua en regiones áridas

11 Abril 2024
EDAR

En un movimiento significativo para proteger los recursos hídricos y mejorar la calidad ambiental, el Parlamento Europeo ha aprobado una revisión integral de las normas sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas. Con una votación abrumadoramente favorable (481 votos a favor, 79 en contra y 26 abstenciones), la nueva legislación pretende actualizar y fortalecer los estándares para la gestión del agua, con el objetivo de mitigar la contaminación y promover la salud pública y el bienestar ambiental.

Para el año 2035, todas las aglomeraciones urbanas de más de 1,000 habitantes deberán implementar un tratamiento secundario de sus aguas residuales para eliminar la materia orgánica biodegradable antes de su descarga al medio ambiente. Además, para 2039, se requerirá un tratamiento terciario que incluya la eliminación de nitrógeno y fósforo en plantas que sirvan a más de 150,000 habitantes. La norma se intensifica aún más para 2045, exigiendo tratamiento terciario en aglomeraciones desde 10,000 habitantes y tratamiento cuaternario para eliminar microcontaminantes en centros más grandes basados en evaluaciones de riesgo.

Un punto destacado de la normativa es la intensificación de la vigilancia sobre los contaminantes emergentes, como virus, microplásticos, y sustancias perfluoroalquiladas (PFAS), reconocidos por su persistencia y potencial daño ecológico y para la salud. En respuesta a la creciente preocupación por los residuos de medicamentos y cosméticos en el agua, la legislación introduce el principio de responsabilidad extendida del productor, requiriendo que los fabricantes de estos productos cubran al menos el 80% de los costos asociados con el tratamiento cuaternario.

Además, en un esfuerzo por abordar la escasez de agua, particularmente en zonas de estrés hídrico, las autoridades nacionales serán encargadas de fomentar la reutilización de aguas residuales tratadas, garantizando una gestión más eficiente y sostenible del recurso vital.

El ponente Nils Torvalds destacó que la normativa no solo mejora la gestión y los estándares de tratamiento de las aguas residuales, sino que también asegura que los impactos de la legislación en la asequibilidad de los medicamentos sean proporcionados, manteniendo un equilibrio entre salud pública y protección ambiental.

Esta legislación es un componente clave del plan de acción de la UE para una contaminación cero y se espera que entre en vigor tras la aprobación formal del Consejo.

Fuente

Comisión Europea